Entrevista a Antonio Antón, director general de SumSol

"El principal freno de la movilidad eléctrica es el precio del vehículo"

En 2023 la compañía SumSol decidió dar el paso y lanzarse al mundo de la movilidad no contaminante, ofreciendo soluciones integrales para facilitar el uso del vehículo eléctrico. Antonio Antón, director general de la empresa, nos querido analizar en nuestro medio la situación actual de la nueva movilidad y los frenos que están impidiendo un mejor desarrollo de la misma en nuestro país.

Antonio Antón, Dir Gen SumSol
photo_camera Antonio Antón, Dir General de SumSol

En 2023, la compañía SumSol decidió dar el paso y lanzarse al mundo de la movilidad eléctrica, ofreciendo soluciones integrales para facilitar el uso del vehículo eléctrico. Antonio Antón, director general de la empresa, nos ha atendido en esta entrevista para analizar la situación actual de la nueva movilidad y los frenos que están impidiendo un mejor desarrollo de la misma en nuestro país.

Convencido de que el problema no reside tanto en la infraestructura, sino sobre todo en el precio de los vehículos que son actualmente muy caros, Antón apunta también hacia el papel que están desarrollando en estos momentos las administraciones para favorecer la compra de coches eléctricos.

Nueva Movilidad.- El año pasado decidieron dar el salto y establecerse en el sector de la movilidad. ¿Cómo ha ido este proceso y cómo valoraría la situación de la movilidad eléctrica en nuestro país?

Antonio Antón.- A nivel genérico, vemos que no terminan de despegar las ventas de vehículos eléctricos en España. Sí que van creciendo cada vez más las matriculaciones de los mismos, pero estamos lejos de otros países vecinos de Europa. Desde nuestra empresa hemos tratado la movilidad eléctrica desde hace años de forma reactiva, sin buscar la proactividad en la venta de cargadores porque observábamos como las matriculaciones de los vehículos eléctricos no despegaban. Durante el último año hemos cambiado esta estrategia y nos hemos vuelto proactivos creando una división en movilidad eléctrica. Hemos notado un incrementado las ventas para vehículos eléctricos en un 300%, sí, pero crecer desde un número muy pequeño es más fácil.

N.M.- ¿Qué fue lo que motivo vuestra decisión de adentraros en el mundo de la movilidad?

A.A.- Sí es cierto que estamos notando que nuestro cliente tipo, el instalador eléctrico, ha visto que tiene más capacidad de negocio en la instalación de puntos de recarga, que al final es una instalación eléctrica que tiene plena capacidad para llevarla a cabo y por eso nosotros vimos la oportunidad de suministrar esos cargadores.

N.M. - ¿Qué papel puede jugar la energía solar en la movilidad eléctrica?

A.A.- Muchísimo. Ahora los precios de la electricidad son bastante económicos y lo son en gran medida por el papel que juegan las energías renovables. Las fotovoltaicas estamos contribuyendo muchísimo a esa caída de precios. Y si, los vehículos eléctricos son más competitivos en el día a día que los de combustión, pero no pasa lo mismo con el precio de compra.

N.M.- Una de las barreras o frenos para el desarrollo del coche eléctrico siempre se dice que es la infraestructura, y nos encontramos con profesionales que usan el coche a diario como herramienta y disponer de un punto de recarga en su vivienda resulta fundamental.

A.A.- Ahí nosotros desde el punto de vista de la energía solar, ¿qué estamos haciendo? Nos estamos encontrando que dentro de la ciudad hay puntos de recarga públicos, cada vez hay más, y que pueden estar ahora mismo acorde al nivel de vehículos eléctricos que tenemos. Pero sí que es verdad que si queremos aumentar la flota de vehículos eléctricos vamos a necesitar más puntos de recarga. ¿Qué nos encontramos? Lo que estamos viendo es que dentro de lo que es la ciudad, hay pocos puntos de recarga de corriente continua o carga super rápida. Nuestro hándicap es que esos puntos de recarga necesitan grandes potencias y no siempre está disponible esa potencia. Para ayudar a tener esa carga rápida sin tener que entrar en penalizaciones por exceso de potencia, lo que hacemos es combinar energía solar con baterías (almacenamiento industrial).

Las IAs entran en el juego de la sostenibilidad

N.M.- Lo que se transmite de los usuarios de los vehículos eléctricos cada vez más son soluciones integrarles. Es decir, tenerlo todo a mano.

A.A.- Hacia esa dirección están yendo todos los fabricantes y es donde nosotros ofrecemos ese aporte de valor añadido al instalador. Integrarlo todo dentro del mismo ecosistema. Por ejemplo, en nuestro caso nuestro socio en electrónica de potencia es Huawei y lo que ofrece es un inversor que gestiona la carga y descarga de los paneles, y que incluso hoy en día se puede beneficiar de la inteligencia artificial para optimizar todo en base a nuestros patrones de consumo. Si tienes un vehículo eléctrico se emplea esa inteligencia artificial para ahorrar dinero. Esa inteligencia artificial se conecta para saber los precios de la electricidad en función de la franja horaria y ver cuándo compensa más al usuario final en función de sus hábitos.

N.M.- ¿Cómo definiría el papel de la administración en todo este proceso? ¿Están colaborando?

A.A.- A la hora de las matriculaciones, aunque no sea un especialista, diría que es una realidad que el Plan MOVES no está incentivando la compra del vehículo eléctrico. Debemos darle una vuelta de tuerca. Desde el punto de vista de infraestructura, sí que nos estamos encontrando con que, para grandes electrolineras o puntos de recarga rápidos, se pueden demorar en otorgar todos los permisos hasta 18 meses. En este punto, tener un año y medio un cargador de 60.000 euros parado en la vía pública, deteriorándose, es una pena. Es algo en lo que tendríamos que trabajar todos para meter presión a los políticos para que se nos escuche y poder acelerar los procesos. A nivel residencial no hay problema porque suele ser rápido.

Antonio Antón Sumsol
Antonio Antón Sumsol

N.M.- Centrándonos puramente en la operatividad del coche eléctrico, existen muchas dudas y reticencias en usuarios y también en profesionales del transporte con la durabilidad de las baterías de los vehículos si se abusa de la carga rápida, ¿qué puede comentar al respecto?

A.A.- Los fabricantes nos dicen que se puede realizar este tipo de cargas. Pero sí que es verdad que una carga rápida puede ir deteriorando la batería de forma más rápida que si hacemos una carga lenta a nivel doméstico. ¿Qué es lo ideal? Por ejemplo, que las empresas que puedan pongan a disposición de los empleados cargadores para cuando estén trabajando sean cargados con una carga lenta, o a nivel particular poder tener un punto de recarga o en el parking privado y por qué no en la vía pública. Es una posibilidad que existe en otros países. Por ahí podríamos avanzar mucho y no se necesitaría tantísima potencia y es más económico.

N.M.- Antes de adoptar la decisión en SumSol de adentrarse en el mundo de la movilidad, habrían podido observar el cambio de la movilidad en las grandes ciudades y cómo ven la evolución que puede tomar en un corto plazo. Si parece que en las grandes ciudades el uso del coche privado cada vez parece más limitado. ¿Cómo lo ven desde la compañía?

A.A.- Las ciudades tienen cada vez más opciones, pero me gustaría llevarme el debate a nuestro terreno. Lo que vivimos nosotros día a día. Nuestra sede por ejemplo se encuentra a las afueras de Madrid, en polígonos que tienen mala comunicación, y las personas que vienen en transporte público lo sufren. En estas circunstancias y con tan pocas conexiones, los trabajadores necesitan el vehículo privado. En esos trayectos de 30-40 kilómetros es donde realmente el coche eléctrico saca todas sus virtudes y es lo que realmente puede suponer un cambio de tendencia para la venta del vehículo eléctrico.

N.M.- Lo que sí parece claro es que la movilidad o será eléctrica o no será.

A.A.- Sin desmentir ese mito de que la movilidad eléctrica solo vale para las ciudades porque estamos viendo vehículos con cada vez mayor autonomía, que permiten realizar grandes viajes o incluso se ven autobuses y camiones eléctricos. Pero el vehículo eléctrico donde realmente saca todas sus bondades es en las ciudades porque la reducción en la contaminación es brutal, y no solo de C02, sino también a nivel acústico.

N.M.- ¿Cuál es el freno entonces para que en España estemos tan mal?

A.A.- Uno de los principales escollos de la movilidad eléctrica es el precio. El vehículo es caro. Nos lo vendan como quieran, son caros y debemos hacer más accesible la nueva movilidad porque al final solo va a acceder a la nueva movilidad una clase media alta. Lo primero que tenemos que ver es si hay capacidad por economías de escala o cambios de tecnología en las baterías si se puede abaratar el vehículo eléctrico. Si se logra abaratar llegará a más población. Porque la infraestructura va a ir acompañada al nivel de venta de los vehículos. En España no está creciendo al mismo nivel que en el resto de países europeos. En infraestructura creo que estamos bien para la flota que tenemos actualmente, pero es verdad que 30% de los cargadores públicos no están funcionando únicamente por el tema de servicios.